Kids Health

(Your Brain and Nervous System)

¿Cómo es que recuerdas el camino a la casa deun amigo?¿Por qué parpadeas sin siquiera pensarlo?¿De dónde vienen los sueños? Tu cerebro está a cargo de estas cosas y de muchas otras más. De hecho, el cerebro es el jefe de tu cuerpo. Dirige todo, controlando casi todo lo que haces.

  • Es más rápido y potente que cualquier computadora que hayas usado en tu vida.
  • Es grande y se encarga de todo - es tan grande que ocupa la mitad superior de tu cabeza.
  • Tiene el aspecto de una esponja gris, arrugada y blanda, y ¡es casi tan grueso como un cartón de zumo de naranja! Cuando seas adulto, pesará aproximadamente 1400 gramos (3 libras).

Sigue leyendo para aprender más sobre algunas partes importantes del cerebro.

El equipo del cerebro

El jugador más importante del equipo del cerebro es la corteza cerebral o córtex. La corteza cerebral constituye el 85% del peso del cerebro y es fácil ver por qué. Esta es la parte pensante del cerebro. Te permite resolver problemas de matemáticas, jugar videojuegos, alimentar a tus peces, bailar, recordar el cumpleaños de tu hermana y dibujar. La corteza cerebral hace que los seres humanos seamos más inteligentes que los animales porque es la parte que nos permite razonar. Imagínate si tu perro intentara leer el periódico después de buscarlo. No lo conseguiría, porque comparado con tu cerebro, ¡la parte pensante de su cerebro es muy pequeña!

La corteza cerebral está formada por dos mitades, una a cada lado de la cabeza. Algunos científicos piensan que la mitad derecha te ayuda a pensar en cosas abstractas, como en la música, los colores o las formas. Y se dice que la mitad izquierda es la que es más analítica, te ayuda con las matemáticas, la lógica y el discurso. Los científicos saben con certeza que la mitad derecha del cerebro controla la parte izquierda de tu cuerpo y la mitad izquierda controla la derecha.

Una parte del cerebro es la llamada área motora. Recorre las dos mitades del cerebro como si fuera un auricular de oreja a oreja. El área motora controla tus músculos voluntarios - los músculos de tu cuerpo que se mueven cuando tú quieres que lo hagan. La próxima vez que juegues al fútbol e intentes marcar un gol, ¡dale gracias a tu área motora!

El cerebelo

La parte siguiente es el cerebelo. El cerebelo está en la parte posterior del cerebro, por debajo de la corteza. Es mucho más pequeña que la corteza cerebral, sólo un 1/8 de su tamaño. Pero no dejes que el tamaño pequeño del cerebelo te engañe - está trabajando mucho entre bastidores, controlando el equilibrio, el movimiento y la coordinación (la manera en que tus músculos trabajan juntos). Gracias al cerebelo te puedes parar erguido, mantener el equilibrio y moverte de un lado a otro. Piensa en un surfista subido a su tabla sobre las olas. ¿Qué es lo que más necesita para mantener el equilibrio?¿La mejor tabla?¿El traje más genial? Nada de eso - ¡necesita su cerebelo!

El tronco encefálico

Otra parte del cerebro que es pequeña pero poderosa es el tronco encefálico que está situado debajo de la corteza cerebral y delante del cerebelo. El tronco encefálico conecta el resto del cerebro a la médula espinal, que recorre tu cuello y espalda. El tronco encefálico se ocupa de todas las funciones necesarias para que tu cuerpo esté vivo, como la respiración, la digestión de alimentos y la circulación sanguínea.

Parte de la función del tronco encefálico es controlar a los músculos involuntarios - los que funcionan automáticamente, sin que lo pienses. Hay músculos involuntarios en el corazón y el estómago, y es el tronco encefálico quien le dice a tu corazón que bombee más sangre cuando vas en bicicleta o a tu estómago que digiera ese trozo de pastel de cumpleaños que te acabas de comer. (Recuerda que el córtex controla los músculos voluntarios. ¡Controlar todos los músculos del cuerpo es una tarea demasiado grande para una parte del cerebro!). El tronco encefálico también clasifica los millones de mensajes que el cerebro y el resto del cuerpo se envían. ¡Uf!¡Es bastante trabajo ser el secretario del cerebro!

El hipocampo

¡El hipocampo es una parte increíblemente genial, porque la utilizas para recordar el camino a la escuela! El hipocampo forma parte de la corteza cerebral y es la zona del cerebro que se ocupa de la memoria. Hay distintas clases de memoria: dos de éstas son las llamadas a corto y a largo plazo. Intenta recordar lo que has desayunado hoy - este es un ejemplo de la memoria a corto plazo. Se trata de información que tu cerebro acaba de recibir. Ahora piensa en tu primer día de clases o en la fiesta de cumpleaños del año pasado. Esos son ejemplos de acontecimientos guardados en tu memoria a largo plazo.

Tu hipocampo tiene la gran tarea de transferir la información entre las memorias a corto plazo y largo plazo. Es mucho trabajo, pero el hipocampo está siempre allí, asegurándose de que recuerdas las pequeñas cosas, como dónde dejaste tu yo-yo, y también las grandes cosas, como las vacaciones en las que fuiste de camping hace dos veranos.

La glándula pituitaria

La glándula pituitaria es muy pequeña - ¡es del tamaño de un guisante! Su trabajo consiste en producir y liberar hormonas en tu cuerpo. Si la ropa del año pasado te queda muy chica, es porque la glándula pituitaria ha liberado hormonas especiales que te han hecho crecer. Esta glándula también juega un papel muy importante durante la pubertad. Este es el momento en que los cuerpos de los chicos y las chicas pasan por importantes cambios a medida que se convierten lentamente en hombres y mujeres - todo gracias a las hormonas liberadas por la glándula pituitaria. Esta pequeña glándula está involucrada con muchas otras hormonas, como las que controlan la cantidad de azúcares y agua en el cuerpo. Y ayudan a mantener tu metabolismo activo - tu metabolismo es todo lo que ocurre en tu cuerpo para mantenerlo vivo y creciendo y para darte energía, como respirar, digerir alimentos, y hacer circular la sangre

El hipotálamo

Por último, pero no menos importante, el hipotálamo, que se encuentra justo en el centro de tu cerebro, en medio de la acción. El hipotálamo es como el termómetro interno de tu cerebro. Sabe a qué temperatura debería estar tu cuerpo (unos 98,6 grados Fahrenheit o 37 grados Celsius) y transmite mensajes que indican a tu cuerpo si debe sudar o temblar. ¿Por qué? Sudar cuando tienes calor y temblar cuando tienes frío es la manera en que tu cuerpo intenta mantener constante la temperatura interna - independientemente de lo que estés haciendo o de la temperatura externa. ¿Recuerdas la última vez que corriste y sudaste mucho? Tu hipotálamo pudo darse cuenta de que tu temperatura estaba aumentando por correr tanto y mandó un mensaje a tu piel para que sudara. Cuando empezaste a sudar, tu cuerpo empezó a enfriarse.

Esos nervios...

Bueno, pues el cerebro manda todos estos mensajes a todo tu cuerpo. Pero ¿cómo? Por medio de los nervios. Los nervios son grupos de hilos finos que transportan mensajes por todo el cuerpo, de forma muy parecida a como las líneas telefónicas transportan las conversaciones. El nombre que recibe el sistema completo de nervios es sistema nervioso y recorre todo el cuerpo al igual que lo hacen las líneas telefónicas por toda la ciudad. Algunos de estos mensajes van directos al gran jefe, pero muchos otros pasan por un grupo largo de nervios, llamado médula espinal. La médula espinal pasa por el interior de tu columna. Tócate la espalda, los bultos que sientes hacia arriba y abajo en el medio de la espalda forman la columna vertebral.

Incluso tus ojos, oídos y piel trabajan para tu cerebro, mandando mensajes a través del sistema nervioso acerca de lo que pasa fuera de tu cuerpo. ¿Quieres un ejemplo de cómo funcionan estas partes juntas?

Imagínate que estás en casa de un amigo y su cactus se cae de la repisa de la ventana en dirección a tu pierna. Tus ojos se pondrían a trabajar de inmediato y mandarían un mensaje a través de los nervios al cerebro: "¡CUIDADO JEFE, EL CACTUS ESPINOSO SE DIRIGE HACIA LAS PIERNAS!" El cerebro utilizaría la médula espinal y los nervios para enviar el mensaje a los músculos de la pierna diciéndoles: "¡APÁRTENSE!" El cerebro incluso indica a los músculos en qué dirección moverse y cuán rápido deben hacerlo, todo en una décima de segundo. Éste es un ejemplo de movimiento voluntario. Tu cerebro sabía que debías alejarte del cactus espinoso porque recuerda que las cosas espinosas hacen daño. ¡Ay!

Hora de dormir

El cerebro está siempre trabajando. Incluso cuando duermes, está haciendo toda clase de cosas. El sueño es como un descanso para tu cuerpo, para que puedas sentirte relajado y preparado para el día siguiente. ¡Pero tu cerebro nunca se sienta en el banquillo! Incluso cuando le dice a tu cuerpo que debe dormir, hay partes del cerebro despiertas, controlando cómo duermes.

Hay cinco fases del sueño y el cerebro se ocupa de todas. En la primera fase, mientras te estás quedando dormido, el cerebro le dice al corazón que empiece a latir más lentamente y le dice al cuerpo que disminuya ligeramente su temperatura. También envía mensajes a los músculos para relajarlos.

En la segunda fase, tu sueño es ligero. Puedes despertarte con un ruido o si algo o alguien te toca. Pero si tu perro no se sube de un salto a tu cama o empieza a ladrar, pasas a la fase tres. Aquí entras en un sueño profundo. El cerebro ordena que baje la presión arterial y tú tampoco serás muy sensible a la temperatura del aire a tu alrededor.

Es el momento de pasar a la fase cuatro, el sueño más profundo de todos. Ésta es una fase en la que algunas personas hablan en sueños o son sonámbulas. Es difícil ser despertado en esta fase de sueño. La última fase es la llamada fase de movimientos oculares rápidos porque aunque tus músculos estén totalmente relajados, tus ojos se mueven rápidamente de un lado al otro y aumenta tu ritmo cardíaco. Esta es la fase en la que sueñas. A medida que avanza la noche, vas repitiendo las fases dos, tres, cuatro y la de movimientos oculares rápidos cada 90 minutos - ¡eso representa alrededor de cuatro o cinco veces por noche! ¡Con razón que tu cerebro está tan ocupado!

Cuando pasas a la fase de movimientos oculares rápidos, los ojos pueden empezar a moverse detrás de tus párpados - ¡esto significa que estás soñando! Todo el mundo tiene sueños, pero algunas personas no pueden recordarlos tan bien como otras. ¿Qué hace el cerebro cuando tienes un sueño? Algunos científicos creen que los sueños son la forma que tiene el cerebro de clasificar lo que sucede durante el día. Las cosas que son importantes quedan almacenadas en la memoria, y el resto desaparece - de la misma manera en la que se clasifica la correspondencia. Lo bueno queda guardado y lo que no sirve se elimina.

El deseo de aprender

Tu cerebro siempre está ocupado. ¿Y sabes una cosa? ¡ha sido así toda tu vida! Cuando eras muy pequeño, no podías hacer muchas cosas - no podías decir la hora, vestirte o incluso hablar. Pero tu cerebro estaba preparado para aprender todas estas cosas nuevas y muchas más, porque está armado con las neuronas.

El sistema nervioso está formado de millones y millones de estas células microscópicas. Cada neurona tiene pequeñas ramificaciones que sobresalen y le permiten conectarse a otras neuronas. Al nacer, tu cerebro tenía todas las neuronas que siempre tendrás, pero muchas de ellas no estaban conectadas entre sí. Cuando aprendes cosas, los mensajes van de una neurona a otra, una y otra vez. A la larga, el cerebro empieza a crear conexiones (o vías) entre las neuronas, para que las cosas sean más fáciles y puedas hacerlas cada vez mejor.

Piensa en la primera vez que montaste bicicleta. El cerebro tenía que pensar en pedalear, permanecer en equilibrio, controlar el manubrio, vigilar la calle e incluso pisar el freno - todo a la vez. Un trabajo difícil, ¿verdad? Pero con el tiempo y la práctica, las neuronas transmitieron mensajes entre sí hasta que se creó una vía en el cerebro. Ahora ya puedes montar bicicleta sin pensarlo, porque las neuronas han creado con éxito la vía de "montar bicicleta".

Ubicación de las emociones

Con todas las otras cosas que hace, ¿te sorprende que el cerebro sea responsable de tus emociones? Tal vez recibiste el juguete que querías para tu cumpleaños y estás muy contento. O tu amigo está enfermo y te sientes triste. O tu hermano pequeño te ha desordenado la habitación y ¡estás muy enfadado! ¿Te has preguntado alguna vez de dónde proceden esos sentimientos? Todos vienen del cerebro, que controla todas las emociones que sientes.

El cerebro tiene un pequeño grupo de células en cada lado llamado amígdala. La palabra "amígdala" viene de la palabra en latín para "almendra" y ese es el aspecto que tiene esta zona. Los científicos creen que las amígdalas son las responsables de las emociones. Así que cuando estás triste por un amigo que se muda, tus amígdalas están trabajando mucho. Pero no todo lo que hace la amígdala es malo - también te hace sentir muy emocionado cuando ganas tu partido de fútbol.

Es normal sentir toda clase de emociones, buenas y malas. A veces puedes sentirte un poco triste y preguntarte por qué. Y a veces puedes sentirte asustado, tonto o contento. Estos sentimientos forman parte de lo que nos hace humanos.

Sé bueno con tu cerebro

Ahora sabes un poco más sobre todas las cosas geniales que puede hacer tu cerebro. Tu cerebro siempre te cuida, ¡así que devuélvele el favor! Trata bien al cerebro alimentándote bien, haciendo ejercicio y durmiendo lo suficiente. Protégelo usando siempre un casco cuando practiques deportes o andes en bicicleta. No bebas alcohol ni uses drogas o fumes tabaco - las células de tu cerebro detestan todas estas cosas, ¡porque las destruyen! Ocúpate del jefe de tu cuerpo y no te decepcionará - ¡es el que trabaja más duro!

Actualizado y revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: junio de 2010

Related Resources