Muy pocos niños hacen caso de la información calórica de la comida rápida, según un estudio

Muy pocos niños hacen caso de la información calórica de la comida rápida, según un estudio

Las chicas y los niños obesos son más propensos a sacar provecho de esta información

JUEVES, 23 de mayo (HealthDay News) -- Aunque se pide a algunas cadenas de comida rápida que proporcionen información sobre las calorías y otro tipo de información nutricional para que los consumidores puedan elegir sabiendo qué es lo que toman, los niños que comen comida rápida al menos dos veces a la semana tienen un 50 por ciento más de probabilidades de usar esta información que los que comen comida rápida con menos frecuencia, según un nuevo estudio estadounidense.

Los que son más propensos a hacer caso de la información calórica son las chicas y los niños obesos, afirmaron los investigadores de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de EE. UU.

El estudio aparece en la edición en línea del 23 de mayo de la revista Journal of Public Health.

"Nuestros hallazgos son importantes dada la gran cantidad de casos de obesidad entre los jóvenes y los efectos adversos en la salud asociados con la obesidad", comentó la autora principal del estudio, la Dra. Holly Wethington, en un comunicado de prensa de la revista. "Es esperanzador ver que una gran cantidad de jóvenes, concretamente los que padecen de obesidad, afirmaron que usaban la información de las calorías".

"Esto podría llevar a que se tomaran mejores decisiones sobre la comida y la bebida como medio de gestionar el peso, aunque se necesita más investigación para evaluar si los jóvenes saben cuántas calorías deberían consumir al día en función de su nivel de actividad", añadió Wethington, de la división de nutrición, actividad física y obesidad de los CDC.

La obesidad en la infancia se ha triplicado en las últimas décadas, en parte debido a la comida rápida, que tiene más calorías, sal y grasa que la comida preparada en casa, señalaron los investigadores de los CDC. Para llevar a cabo el estudio, analizaron las encuestas realizadas por correo a 721 niños de 9 a 18 años de edad.

En la encuesta, realizada en otoño de 2010, se preguntaba a los niños con qué frecuencia comían comida rápida y si tenían en cuenta la información calórica del menú. También se les preguntó si usaban esta información a la hora de decidir qué iban a comer. Los investigadores también tuvieron en cuenta la edad, el sexo, la estatura y el peso de los participantes.

El 56 por ciento de los encuestados eran chicos, y aunque la mayoría de los niños tenían un peso saludable, el 13 por ciento eran obesos.

La encuesta reveló que el 66 por ciento de los chicos afirmaron que comían comida rápida una vez a la semana o menos, y el 34 por ciento dijeron que lo hacían dos o más veces a la semana.

El 42 por ciento de los niños afirmaron que tenían en cuenta la información calórica a la hora de decidir qué iban a comer y el 58 por ciento indicaron que nunca la usaban, descubrió la encuesta.

Las chicas tenían un 80 por ciento más de probabilidades de tener en cuenta las calorías que los chicos, y los niños obesos tenían un 70 por ciento más de probabilidades de usar esa información.

Los que comían comida rápida dos veces a la semana o más tenían un 50 por ciento menos de probabilidades de tener en cuenta las calorías que los niños que lo hacían con menos frecuencia, descubrieron los investigadores.

Los autores del estudio sugirieron que las autoridades de salud pública y escuelas podrían crear programas educativos diseñados a ayudar a las personas jóvenes a que entendieran la información sobre las calorías, de manera que pasara a formar parte de su estrategia global de control del peso.

"Esta investigación, que es bien recibida, aporta cosas a nuestra comprensión de los jóvenes y las decisiones que toman para comer", comentó en el comunicado de prensa Lindsey Davies, presidenta de la Facultad de Salud Pública del Reino Unido. "Es una buena noticia que algunos jóvenes quieran saber más acerca de la comida que comen y que usen la información calórica en los restaurantes de comida rápida".

Sin embargo, a fin de combatir la epidemia de obesidad, Davies añadió que es importante saber por qué las personas jóvenes deciden comer comida rápida tan a menudo. Los legisladores podrían ayudar a abordar el problema prohibiendo las grasas trans, que no tienen ningún valor nutricional y pueden incrementar el riesgo de enfermedades cardiacas.

Más información

Para más información sobre los niños y la comida rápida (http://www.health.harvard.edu/blog/think-fast-when-kids-want-fast-food-201301315846 ), visite la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTE: Journal of Public Health, news release, May 22, 2013