Un 'comedor más inteligente' podría llevar a que se elijan mejores opciones alimentarias

Un 'comedor más inteligente' podría llevar a que se elijan mejores opciones alimentarias

Ubicar las frutas y las verduras de forma atractiva influye sobre lo que los niños comen, hallan los investigadores

VIERNES, 22 de febrero (HealthDay News) -- Unos cuantos cambios sencillos y baratos en las cafeterías escolares pueden ayudar a animar a los niños a comer alimentos más saludables en el almuerzo, halla un estudio reciente.

Los cambios incluyeron mejorar la facilidad de alcance y el atractivo de las frutas y las verduras (como colocar fruta fresca en unos tazones bonitos o en mostradores al lado de la caja), y hacer que el personal de la cafetería recuerde a los niños que elijan frutas y verduras con preguntas como "¿Quieres una manzana?".

La transformación a un "comedor más inteligente" no conllevó más de tres horas en una tarde y costó menos de 50 dólares, según los investigadores del Centro Cornell de Economía Conductual en los Programas de Nutrición Infantil en Ithaca, Nueva York.

El programa se evaluó en las cafeterías de dos escuelas intermedias y secundarias (del séptimo al decimosegundo curso) en la parte occidental de Nueva York. Después de la modificación, los estudiantes eran un 13 por ciento más propensos a seleccionar frutas y un 23 por ciento más propensos a seleccionar verduras, según el estudio, que aparece en la edición del 22 de febrero de la revista Journal of Pediatrics.

Cuando los investigadores registraron lo que quedaba en las bandejas del almuerzo, hallaron que el consumo de frutas había aumentado en un 18 por ciento, y el consumo de verduras aumentó en un 25 por ciento. Las probabilidades de que los estudiantes comieran porciones completas de frutas o verduras aumentaron en un 16 y un 10 por ciento, respectivamente, señalaron.

Este método de bajo costo y efectivo podría ayudar a combatir las crecientes tasas de obesidad infantil en Estados Unidos, aseguró Andrew Hanks, autor del estudio. El año pasado, el gobierno de EE. UU. introdujo regulaciones para que los almuerzos escolares sean más nutritivos. Pero no se puede obligar a los niños a comer esos almuerzos más sanos.

La transformación a un "comedor más inteligente no solo preserva las opciones, sino que tiene el potencial de llevar a los niños al desarrollo de hábitos de por vida en la selección y el consumo de alimentos más saludables incluso ante unas opciones menos saludables", anotó Hanks.

Esos cambios también pueden resultar efectivos en las cafeterías de los hospitales, los hogares de ancianos, las empresas y otras organizaciones, sugirió.

Más información

La Nemours Foundation tiene más información sobre los niños y la alimentación saludable (http://kidshealth.org/parent/en_espanol/nutricion/habits_esp.html ).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com (http://holadoctor.com )

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

FUENTE: Journal of Pediatrics, news release, Feb. 22, 2013