HCA Gives $1 Million in Aid for Ebola Response

Ajo

Uses

Principales Usos Propuestos

Usos Probablemente No Efectivos

La función del ajo en la historia de la humanidad podría llenar un libro, como de hecho muchas veces lo hace. Su nombre de especie, sativum, significa cultivado, indicando que el ajo no crece de manera silvestre. Tan apegados han estado los humanos a esta hierba, que el ajo puede ser encontrado en casi cualquier lugar del mundo, desde Polinesia hasta Siberia. De manera interesante (considerando el uso medicinal más común del ajo hoy en día), Dioscórides escribió de la capacidad del ajo para "limpiar las arterias" hace tanto tiempo como el primer siglo D.C.

Desde la Roma antigua a través de la Primera Guerra Mundial, las cataplasmas de ajo fueron usadas para prevenir las infecciones de las heridas. El famoso microbiólogo, Louis Pasteur, realizó parte del trabajo original mostrando que el ajo podía matar las bacterias. En 1916, el gobierno británico expidió una petición general al público para proporcionarle ajo, con la finalidad de enfrentar las necesidades del tiempo de guerra. Durante la Segunda Guerra Mundial, el ajo fue llamado "penicilina rusa", ya que después de quedarse sin antibióticos, el gobierno ruso consideró este tratamiento antiguo para sus soldados.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la Farmacéutica Sandoz fabricó un compuesto de ajo para los espasmos intestinales y la compañía Van Patten produjo otro para bajar la presión arterial.

¿Para Que Se Usa Hoy en Día el Ajo?

El ajo es ampliamente usado como un tratamiento general para prevenir o disminuir el progreso de la aterosclerosis (la causa de la mayoría de los ataques cardíacos y apoplejías ). 48 - 50 Sin embargo, en realidad hay poca evidencia significativa disponible de que funcione para este propósito. La balanza de la evidencia sugiere que el ajo no es muy efectivo (si no es que nada) para tratar el colesterol alto , 53 - 64 y sólo hay evidencia mínima de que ofrezca algún beneficio para personas con presión arterial alta . 65 El ajo parece tener ciertos efectos para adelgazar la sangre, 15 - 18 pero sigue poco claro si esto se traduce o no en algún beneficio médico.

El ajo tiene una larga historia tradicional como un tratamiento y comúnmente está indicado para fortalecer el sistema inmunológico. Sin embargo, hasta el 2001, no había evidencia que respaldara este uso. No obstante, un estudio doble ciego sugiere que el uso regular de extracto de ajo puede ayudar a prevenir resfriados. 95

Además, el folclore que sugiere que el consumo de ajo puede prevenir las picaduras de insectos podría tener parte de razón. 29

Cuando se aplica tópicamente, el ajo puede matar a los hongos, 38 - 41 y hay evidencia preliminar que sugiere que el ajoeno, un compuesto derivado del ajo, podría ayudar a tratar el pie de atleta . 42, 43 El ajo tópico también puede matar las bacterias al contacto; sin embargo, si usted está tomando ajo vía oral, éste no funcionará como un antibiótico por todo su sistema. Además, el ajo oral ha fracasado en probar efectividad para matar la Helicobacter pylori , la bacteria estomacal implicada como la causa principal de úlceras . 46, 47

Tradicionalmente, a menudo el ajo era combinado con la hierba gordolobo en los productos de aceite diseñados para reducir el dolor de las infecciones del oído medio ( otitis media , sin infecciones del oído externo, comúnmente conocida como oído del nadador) y dos estudios doble ciegos respaldan este uso. 97, 98 Nota: Mientras que estos productos podrían reducir el dolor, es muy poco probable que alguno tenga un efecto real sobre la infección, ya que el tímpano evita que estos lleguen al lugar de la infección.

Evidencia altamente preliminar sugiere que el consumo regular de ajo como alimento, podría reducir el riesgo de cáncer . 30 - 37

Con base en evidencia extremadamente poco convincente, el ajo ha sido propuesto como un tratamiento para los problemas relacionados con la cándida Cándida albicans , tales como infecciones vaginales44, 45 y la aparente enfermedad, discutida en algunos grupos de medicina alternativa, conocida como síndrome de hipersensibilidad por cándida . El ajo también ha sido propuesto como un tratamiento para el asma y la diabetes , pero no hay evidencia que respalde estos usos.

¿Cuál Es la Evidencia Científica para el Ajo?

Aterosclerosis

La evidencia preliminar sugiere que el ajo podría ayudar a prevenir la aterosclerosis , la causa más común de ataques cardíacos y apoplejías .

Se ha encontrado que las preparaciones de ajo retardan el endurecimiento de las arterias en animales, reduciendo el tamaño de los depósitos de placa en cerca del 50%. 48, 49

En un estudio doble ciego controlado por placebo que dio seguimiento a 152 personas durante 4 años, el polvo de ajo estandarizado a una dosis de 900 mg diarios, redujo significativamente el desarrollo de aterosclerosis, de acuerdo a lo medido por el ultrasonido. 50 Desafortunadamente, este estudio sufrió de algunos problemas estadísticos que hacen que sus resultados no sean totalmente fiables.

Un estudio observacional de 200 personas midió la flexibilidad de la aorta, la arteria principal que sale del corazón. 51 Los participantes que tomaron ajo, mostraron más flexibilidad, indicando menos aterosclerosis. Sin embargo, debido a que éste no fue un estudio doble ciego, sus resultados prueban poco.

Prevención de Ataque Cardíaco

En un estudio, a 432 personas que habían sufrido un ataque cardíaco se les dio ya sea extracto de aceite de ajo o ningún tratamiento por un período de 3 años. 52 Los resultados mostraron una reducción significativa de un segundo ataque cardíaco y cerca de un 50% de reducción en el índice de mortalidad entre quienes tomaron ajo.

Colesterol Alto

Un número de estudios publicados en la década de los 80s y 90s encontró evidencia de que las preparaciones de ajo pueden reducir el colesterol alto . 53 - 57 Sin embargo, varios estudios más recientes y generalmente mejor diseñados no han encontrado beneficio. 58 - 63 El impacto acumulado de estos resultados reduce el entusiasmo de usar ajo como un agente reductor de colesterol.

Terminando con esta tendencia, un estudio reciente sugiere que el ajo puede funcionar, proporcionándolo en la forma de ajo correcta. 64 Este ensayo doble ciego controlado con placebo, de 12 semanas de duración en 46 personas con colesterol alto, probó un producto especial cubierto entérico de ajo. (Un producto cubierto entérico es uno diseñado para derivar el ácido estomacal y liberar su contenido en los intestinos.) Los resultados mostraron mejoría significativa en los niveles del colesterol total y del colesterol LDL.

Además de usar un cubierto entérico, los investigadores en este ensayo usaron casi el doble de la dosis de alicina, generalmente administrada en los ensayos clínicos. Esto podría explicar los resultados positivos. Una explicación alternativa podría recaer en el hecho de que las mejorías observadas en este ensayo fueron las menores, abarcando del 5 al 8%. Los estudios recientes que fracasaron en encontrar efectivo al ajo, no fueron diseñados para identificar de manera fidedigna beneficios tan moderados como estos.

Hipertensión (Presión Arterial Alta)

Numerosos estudios han encontrado evidencia poco convincente de que el ajo disminuye ligeramente la presión arterial , tal vez en el radio del 5 al 10% más que el placebo. 65 - 67 Sin embargo, todos estos estudios sufrieron de defectos significativos y la mayoría fueron realizados en personas que no tenían presión arterial alta. Actualmente, no está claro si el ajo en realidad tiene o no algún efecto sobre la presión arterial.

Un estudio dio seguimiento a 47 personas con un promedio inicial de presión arterial de 171/101. 68 Durante un período de 12 semanas, la mitad fueron tratados con 600 mg diarios de polvo de ajo, estandarizado a 1.3% de aliina, en tanto que a la otra mitad se le dio placebo. Los resultados mostraron una caída estadísticamente significativa del 11% en la presión arterial sistólica y un 13% en la presión diastólica. Comparando, la presión arterial en el grupo del placebo cayó en un 5% y 4%, respectivamente. Sin embargo, este estudio sufrió de un problema importante: La presión arterial inicial promedio del grupo de placebo y del tratado fueron bastante diferentes, haciendo que las comparaciones sean poco fiables.

Prevención del Resfriado

La hierba del ajo tiene una larga historia de uso para tratar o prevenir los resfriados . Sin embargo, hasta el 2001, no había evidencia científica de que en realidad funcionara para este propósito. Un estudio reportado en ese año, proporcionó evidencia significativa de que el ajo podría poseer facultades para combatir el resfriado. 95 En este ensayo doble ciego controlado con placebo de 12 semanas de duración, 146 personas recibieron ya sea placebo o extracto de ajo entre noviembre y febrero.

Los resultados mostraron que los participantes que recibieron ajo fueron casi dos tercios menos propensos a resfriarse que quienes recibieron placebo. Es más, los participantes que se resfriaron, se recuperaron alrededor de un día más rápido en el grupo del ajo, en comparación con el grupo del placebo.

De esta manera, el uso del ajo podría ayudar a prevenir los resfriados. Sin embargo, hasta ahora no hay evidencia de que si usted toma ajo al inicio de un resfriado, se recuperará más rápidamente.

Repelente de Insectos

Un ensayo cruzado doble ciego y controlado con placebo, de 20 semanas de duración, dio seguimiento a 80 soldados suecos y midió el número de picaduras de garrapatas recibidas durante los tratamientos con ajo y placebo. 69 Los resultados mostraron una reducción moderada pero estadísticamente significativa en las picaduras de garrapatas cuando los soldados consumieron 1,200 mg de ajo, diariamente. Desafortunadamente, no se indicó el tipo de ajo usado en este estudio.

Prevención del Cáncer

Evidencia de estudios observacionales sugiere que el ajo podría ayudar a prevenir el cáncer , particularmente, el cáncer de estómago y de colon. 70 - 77 En uno de los mejores de estos ensayos, el Iowa Women's Study, un grupo de 41,837 mujeres fueron interrogadas sobre sus hábitos de estilo de vida en 1986 y después, observadas continuamente en los años siguientes. Al cuarto año de seguimiento, los cuestionarios mostraron que las mujeres cuyas dietas incluyeron cantidades significativas de ajo, eran aproximadamente un 30% menos probables de desarrollar cáncer. 78

Las interpretaciones de estudios como éste siempre son un poco controvertidas. Por ejemplo, es posible que las mujeres que comieron bastante ajo también tomaron otras elecciones de estilo de vida saludable. Aunque los investigadores consideraron esta posibilidad de manera muy cuidadosa y concluyeron que el ajo era el factor común, no está claro que estén en lo cierto. Lo que realmente se necesita para contestar esta pregunta es un ensayo de intervención, en el cual a algunas personas se les de ajo y a otras se les de placebo. Sin embargo, hasta ahora no se ha realizado ninguno que evalúe al ajo para la prevención del cáncer.

Antimicrobiano

No hay duda que el ajo crudo puede matar una amplia variedad de microorganismos a través del contacto directo, incluyendo a los hongos, bacterias, virus y organismos unicelulares. 79, 80 Un estudio doble ciego reportado en 1999, encontró que una crema hecha del constituyente del ajo, el ajoeno, era igual de efectiva para la infección micótica de la piel que el medicamento estándar terbinafina. 81 Estos hallazgos podrían explicar por qué el ajo tradicionalmente era aplicado directamente a las heridas para prevenir la infección (pero tenga en cuenta que puede quemar la piel). No obstante, no hay evidencia real de que el tomar ajo de manera oral pueda matar organismos por todo el cuerpo. Así que, en el sentido usual, no es un antibiótico. Es más bien un antiséptico.

En teoría, el ajo oral puede ofrecer beneficios contra organismos en el estómago o intestinos, ya que puede entrar en contacto directo con ellos. Sin embargo, sólo hay escasa evidencia de que funcione para cualquier infección de este tipo en específico. 82 - 84 Por ejemplo, a pesar de la evidencia de probeta de que el ajo puede matar la Helicobacter pylori (la causa de las úlceras), estudios en personas no han sido promisorios. 85, 86

Dosis

Una dosis típica de ajo son 900 mg diarios de un extracto de ajo en polvo, estandarizado para contener 1.3% de aliina, proporcionando cerca de 12,000 mcg de aliina diariamente. Sin embargo, la principal controversia existe sobre la dosis adecuada y la forma del ajo. Casi todos están de acuerdo en que de 1 a 2 dientes de ajo crudo diarios son adecuados para la mayoría de los propósitos, pero las guerras comerciales virtuales han tomado lugar más allá de la potencia y efectividad de varias preparaciones de ajo seco, añejo o sin olor. El problema tiene que ver con la forma en que el ajo se construye de manera natural.

Una sustancia relativamente inodora, aliina, es uno de los compuestos más importantes en el ajo. Cuando el ajo es machacado o cortado, una enzima llamada alinasa entra en contacto con la aliina, convirtiéndola en alicina. Después, la alicina por sí misma se divide rápidamente en compuestos totalmente diferentes. La alicina es la mayor responsable del fuerte olor del ajo. También puede causar una ampolla en la piel y matar bacterias, virus y hongos. Se presume que la planta de ajo usa la alicina como una forma de protección de las plagas y parásitos. La alicina también podría proporcionar muchos de los beneficios medicinales del ajo.

Cuando usted hace polvo al para ponerlo en una cápsula, actúa como si cortara el bulbo. La reacción en cadena inicia: La aliina contacta a la alinasa, produciendo alicina, la cual entonces se divide. A menos que se haga algo para prevenir este proceso, el ajo en polvo no tendrá más aliina o alicina restante para cuando usted lo compre.

Algunos productores de ajo declaran que la aliina y alicina no tienen nada que ver con la efectividad del ajo y simplemente venden los productos sin ellas. Esto es particularmente cierto en el caso el ajo en polvo añejado y el aceite de ajo. Pero otros tienen la certeza de que la alicina es totalmente esencial. Sin embargo, con el fin de hacer que el ajo sea relativamente inodoro, ellos deben prevenir que la aliina se convierta en alicina, hasta que el producto se consuma. Para completar esta hazaña, ellos se ocupan en procesos de fabricación extremadamente complejos, cada uno único y patentado. El qué tan bien funcione cada uno de estos métodos es un asunto de controversia señalada.

Hasta ahora, lo mejor que puede decirse es que en la mayoría de los estudios clínicos del ajo, la dosis diaria proporcionó al menos 10 mg de aliina. Algunas veces esto es indicado en términos de qué tanta alicina será creada de la aliina. El número que usted debe buscar es de 4 a 5 mg de "potencial de alicina."

El ajo añejado libre de aliina también parece ser efectivo cuando se toma en dosis de 1 a 7.2 g diarios.

Nota: No confunda el aceite de esencia de ajo con los aceites de ajo

Cuestiones de Seguridad

Como un alimento de uso común, el ajo está en la lista de la DFA's GRAS (reconocidos generalmente como seguros). Las ratas han sido alimentadas con muy grandes dosis de ajo añejado (2,000 mg por kilogramo de peso corporal) durante 6 meses sin ningún síntoma de efectos negativos. 87 El tratamiento a largo plazo con polvo de ajo estandarizado a un dosis equivalente a tres veces la dosis usual, junto con aceite de pescado, no produjo efectos tóxicos en las ratas. 96

El único efecto secundario común del ajo es un aliento desagradable. Incluso el "ajo inodoro" produce un olor repugnante en hasta el 50% de quienes lo usan. 88

Otros efectos secundarios sólo rara vez se presentan. Por ejemplo, un estudio que dio seguimiento a 1,997 personas a quienes les dieron una dosis diaria normal de ajo sin olor por un período de 16 semanas, mostró un 6% de incidencia de náusea, un 1.3% de incidencia de mareo al pararse (tal vez un signo de presión arterial baja) y, un 1.1% de incidencia de reacciones alérgicas. 89 También hubieron pocos reportes de distensión, dolores de cabeza, sudoración y mareo.

Cuando el ajo crudo se toma en dosis excesivas, puede provocar numerosos síntomas, como malestar estomacal, acidez, náusea, vómito, diarrea, flatulencia, enrojecimiento facial, pulso rápido e insomnio.

El ajo tópico puede provocar irritación cutánea, ampollas e incluso quemaduras de tercer grado, así que sea muy cuidadoso cuando aplique el ajo directamente a la piel. 90

Dado que el ajo "adelgaza" la sangre, no es una buena idea tomar pastillas de ajo de alta potencia antes o después de una cirugía, trabajo de parto o nacimiento, debido al riesgo de sangrado excesivo. 91, 92 De manera similar, el ajo no debe combinarse con medicamentos adelgazadores de la sangre, como Coumadin (warfarina), heparina , aspirina , Plavix (clopidogrel), Ticlid (ticlopidina), o Trental (pentoxifilina). Además, el ajo posiblemente podría interactuar con los productos naturales con propiedades adelgazadoras de sangre, como ginkgo , policosanol o dosis alta de vitamina E .

El ajo también podría combinar mal con ciertos medicamentos para el VIH. Dos personas con VIH experimentaron severa toxicidad gastrointestinal por parte del medicamento para el VIH ritonavir, después de tomar suplementos de ajo. 93 El ajo también podría reducir la efectividad de algunos medicamentos para el VIH. 94

Se presume que el ajo es seguro para mujeres embarazadas (excepto justo antes e inmediatamente después del nacimiento) y madres en lactancia, aunque esto no ha sido probado.

Interacciones de las que Debe Estar Consciente

Si usted está tomando

Revision Information

  • 1

    Qureshi AA, Abuirmeileh N, Din ZZ, et al. Inhibition of cholesterol and fatty acid biosynthesis in liver enzymes and chicken hepatocytes by polar fractions of garlic. Lipids . 1983;18:343 - 348.

  • 2

    Gebhardt R. Multiple inhibitory effects of garlic extracts on cholesterol biosynthesis in hepatocytes. Lipids . 1993;28:613 - 619.

  • 3

    Gebhardt R, Beck H, Wagner KG. Inhibition of cholesterol biosynthesis by allicin and ajoene in rat hepatocytes and HepG2 cells. Biochim Biophys Acta . 1994;1213:57 - 62.

  • 4

    Warshafsky S, Kamer RS, Sivak SL. Effect of garlic on total serum cholesterol. A meta-analysis. Ann Intern Med . 1993;119:599 - 605.

  • 5

    Stevinson C, Pittler MH, Ernst E. Garlic for treating hypercholesterolemia. A meta-analysis of randomized clinical trials. Ann Intern Med . 2000;133:420 - 429.

  • 6

    Gardner CD, Chatterjee LM, Carlson JJ. The effect of a garlic preparation on plasma lipid levels in moderately hypercholesterolemic adults. Atherosclerosis . 2001;154:213 - 220.

  • 7

    Neil HA, Silagy CA, Lancaster T, et al. Garlic powder in the treatment of moderate hyperlipidaemia: a controlled trial and meta-analysis. J R Coll Physicians Lond . 1996;30:329 - 334.

  • 8

    Simons LA, Balasubramaniam S, von Konigsmark M, et al. On the effect of garlic on plasma lipids and lipoproteins in mild hypercholesterolaemia. Atherosclerosis . 1995;113:219 - 225.

  • 9

    Superko HR, Krauss RM. Garlic powder, effect on plasma lipids, postprandial lipemia, low-density lipoprotein particle size, high-density lipoprotein subclass distribution and lipoprotein (a). J Am Coll Cardiol. 2000;35:321 - 326.

  • 10

    Isaacsohn JL, Moser M, Stein EA, et al. Garlic powder and plasma lipids and lipoproteins: a multicenter, randomized, placebo-controlled trial. Arch Intern Med. 1998;158:1189 - 1194.

  • 11

    Silagy CA, Neil HA. A meta-analysis of the effect of garlic on blood pressure. J Hypertens . 1994;12:463 - 468.

  • 12

    Schulz V, Hansel R, Tyler VE. Rational Phytotherapy: A Physicians' Guide to Herbal Medicine . 3rd ed. Berlin Germany: Springer-Verlag; 1998:119.

  • 13

    Auer W, Eiber A, Hertkorn E, et al. Hypertension and hyperlipidaemia: garlic helps in mild cases. Br J Clin Pract Suppl . 1990;69:3 - 6.

  • 14

    Agarwal KC. Therapeutic actions of garlic constituents. Med Res Rev . 1996;16:111 - 124.

  • 15

    Legnani C, Frascaro M, Guazzaloca G, et al. Effects of a dried garlic preparation on fibrinolysis and platelet aggregation in healthy subjects. Arzneimittelforschung . 1993;43:119 - 122.

  • 16

    Chutani SK, Bordia A. The effect of fried versus raw garlic on fibrinolytic activity in man. Atherosclerosis . 1981;38:417 - 421.

  • 17

    Kiesewetter H, Jung F, Pindur G, et al. Effect of garlic on thrombocyte aggregation, microcirculation, and other risk factors. Int J Clin Pharmacol Ther Toxicol . 1991;29:151 - 155.

  • 18

    Reuter HD, Sendl A. Allium sativum and Allium ursinum : Chemistry, pharmacology and medicinal applications. Econ Med Plant Res . 1994;6:56 - 113.

  • 19

    Popov I, Blumstein A, Lewin G. Antioxidant effects of aqueous garlic extract, 1st communication: Direct detection using the photochemiluminescence. Arzneimittelforschung . 1994;44:602 - 604.

  • 20

    Torok B, Belagyi J, Rietz B, et al. Effectiveness of garlic on the radical activity in radical generating systems. Arzneimittelforschung . 1994;44:608 - 611.

  • 21

    Efendy JL, Simmons DL, Campbell GR, et al. The effect of the aged garlic extract, "Kyolic," on the development of experimental atherosclerosis. Atherosclerosis . 1997;132:37 - 42.

  • 22

    Mader FH. Treatment of hyperlipidaemia with garlic-powder tablets. Evidence from the German Association of General Practitioners' multicentric placebo-controlled double-blind study. Arzneimittelforschung . 1990;40:1111 - 1116.

  • 23

    Steiner M, Khan AH, Holbert D, et al. A double-blind crossover study in moderately hypercholesterolemic men that compared the effect of aged garlic extract and placebo administration on blood lipids. Am J Clin Nutr . 1996;64:866 - 870.

  • 24

    Holzgartner H, Schmidt U, Kuhn U. Comparison of the efficacy and tolerance of a garlic preparation vs. bezafibrate. Arzneimittelforschung . 1992;42:1473 - 1477.

  • 25

    Santos OS de A, Johns RA. Effects of garlic powder and garlic oil preparations on blood lipids, blood pressure and well-being. Br J Clin Res . 1995;6:91 - 100.

  • 26

    Koscielny J, Klussendorf D, Latza R, et al. The antiatherosclerotic effect of Allium sativum.Atherosclerosis. 1999;144:237 - 249.

  • 27

    Breithaupt-Grogler K, Ling M, Boudoulas H, et al. Protective effect of chronic garlic intake on elastic properties of aorta in the elderly. Circulation. 1997;96:2649 - 2655.

  • 28

    Bordia A. Garlic and coronary heart disease. The effects of garlic extract therapy over three years on the reinfarction and mortality rate [translated from German]. Dtsch Apoth Ztg . 1989;129(suppl 15):16 - 17.

  • 29

    Stjernberg L, Berglund J. Garlic as an insect repellent [letter]. JAMA . 2000;284:831.

  • 30

    Fleischauer AT, Poole C, Arab L. Garlic consumption and cancer prevention: meta-analyses of colorectal and stomach cancers. Am J Clin Nutr. 2000;72:1047 - 1052.

  • 31

    Agarwal KC. Therapeutic actions of garlic constituents. Med Res Rev. 1996;16:111 - 124.

  • 32

    Dausch JG, Nixon DW. Garlic: a review of its relationship to malignant disease. Prev Med. 1990;19:346 - 361.

  • 33

    Dorant E, van den Brandt PA, Goldbohm RA, et al. Garlic and its significance for the prevention of cancer in humans: a critical view. Br J Cancer. 1993;67:424 - 429.

  • 34

    Lau BH, Tadi PP, Tosk JM. Allium sativum (garlic) and cancer prevention. Nutr Res. 1990;10:937 - 948.

  • 35

    Steinmetz KA, Kushi LH, Bostick RM, et al. Vegetables, fruit, and colon cancer in the Iowa Women's Health Study. Am J Epidemiol. 1994;139:1 - 15.

  • 36

    You WC, Blot WJ, Chang YS, et al. Allium vegetables and reduced risk of stomach cancer. J Natl Cancer Inst. 1989;81:162 - 164.

  • 37

    Ernst E. Can Allium vegetables prevent cancer? Phytomedicine. 1997;4:79 - 83.

  • 38

    Caporaso N, Smith SM, Eng RH. Antifungal activity in human urine and serum after ingestion of garlic (Allium sativum). Antimicrob Agents Chemother . 1983;23:700 - 702.

  • 39

    Sandhu DK, Warraich MK, Singh S. Sensitivity of yeast isolated from cases of vaginitis to aqueous extracts of garlic. Mykosen. 1981;23:691 - 698.

  • 40

    Ghannoum MA. Studies on the anticandidal mode of action of Allium sativum (garlic). JGen Microbiol. 1988;134:2917 - 2924.

  • 41

    Hughes BG, Lawson LD. Antimicrobial effects of Allium sativum L. (garlic), Alliumampeloprasum L. (elephant garlic), and Allium cepa L. (onion), garlic compounds and commercial garlic supplement products. Phytother Res . 1991;5:154 - 158.

  • 42

    Ledezma E, DeSousa L, Jorquera A, et al. Efficacy of ajoene, an organosulphur derived from garlic, in the short-term therapy of tinea pedis. Mycoses . 1996;39:393 - 395.

  • 43

    Ledezma E, Marcano K, Jorquera A, et al. Efficacy of ajoene in the treatment of tinea pedis: a double-blind and comparative study with terbinafine. J Am Acad Dermatol . 2000;43:829 - 832.

  • 44

    Sandhu DK, Warraich MK, Singh S. Sensitivity of yeast isolated from cases of vaginitis to aqueous extracts of garlic. Mykosen. 1981;23:691 - 698.

  • 45

    Ghannoum MA. Studies on the anticandidal mode of action of Allium sativum (garlic). JGen Microbiol. 1988;134:2917 - 2924.

  • 46

    Graham DY, Anderson SY, Lang T. Garlic or jalapeno peppers for treatment of Helicobacter pylori infection. Am J Gastroenterol. 1999;94:1200 - 1202.

  • 47

    Aydin A, Ersoz G, Tekesin O, et al. Garlic oil and Helicobacter pylori infection [letter]. Am J Gastroenterol. 2000;95:563 - 564.

  • 48

    Efendy JL, Simmons DL, Campbell GR, et al. The effect of the aged garlic extract, "Kyolic," on the development of experimental atherosclerosis. Atherosclerosis . 1997;132:37 - 42.

  • 49

    Schulz V, Hansel R, Tyler VE. Rational Phytotherapy: A Physicians' Guide to Herbal Medicine . 3rd ed. Berlin, Germay: Springer-Verlag; 1998:112.

  • 50

    Koscielny J, Klussendorf D, Latza R, et al. The antiatherosclerotic effect of Allium sativum.Atherosclerosis. 1999;144:237 - 249.

  • 51

    Breithaupt-Grogler K, Ling M, Boudoulas H, et al. Protective effect of chronic garlic intake on elastic properties of aorta in the elderly. Circulation. 1997;96:2649 - 2655.

  • 52

    Bordia A. Garlic and coronary heart disease. The effects of garlic extract therapy over three years on the reinfarction and mortality rate [translated from German]. Dtsch Apoth Ztg . 1989;129(suppl 15):16 - 17.

  • 53

    Silagy CA, Neil HA. A meta-analysis of the effect of garlic on blood pressure. J Hypertens . 1994;12:463 - 468.

  • 54

    Warshafsky S, Kamer RS, Sivak SL. Effect of garlic on total serum cholesterol. A meta-analysis. Ann Intern Med . 1993;119:599 - 605.

  • 55

    Mader FH. Treatment of hyperlipidaemia with garlic-powder tablets. Evidence from the German Association of General Practitioners' multicentric placebo-controlled double-blind study. Arzneimittelforschung . 1990;40:1111 - 1116.

  • 56

    Steiner M, Khan AH, Holbert D, et al. A double-blind crossover study in moderately hypercholesterolemic men that compared the effect of aged garlic extract and placebo administration on blood lipids. Am J Clin Nutr . 1996;64:866 - 870.

  • 57

    Holzgartner H, Schmidt U, Kuhn U. Comparison of the efficacy and tolerance of a garlic preparation vs. bezafibrate. Arzneimittelforschung . 1992;42:1473 - 1477.

  • 58

    Neil HA, Silagy CA, Lancaster T, et al. Garlic powder in the treatment of moderate hyperlipidaemia: a controlled trial and meta-analysis. J R Coll Physicians Lond . 1996;30:329 - 334.

  • 59

    Simons LA, Balasubramaniam S, von Konigsmark M, et al. On the effect of garlic on plasma lipids and lipoproteins in mild hypercholesterolaemia. Atherosclerosis . 1995;113:219 - 225.

  • 60

    Superko HR, Krauss RM. Garlic powder, effect on plasma lipids, postprandial lipemia, low-density lipoprotein particle size, high-density lipoprotein subclass distribution and lipoprotein (a). J Am Coll Cardiol. 2000;35:321 - 326.

  • 61

    Isaacsohn JL, Moser M, Stein EA, et al. Garlic powder and plasma lipids and lipoproteins: a multicenter, randomized, placebo-controlled trial. Arch Intern Med. 1998;158:1189 - 1194.

  • 62

    Gardner CD, Chatterjee LM, Carlson JJ. The effect of a garlic preparation on plasma lipid levels in moderately hypercholesterolemic adults. Atherosclerosis . 2001;154:213 - 220.

  • 63

    Kannar D, Wattanapenpaiboon N, Savige GS, et al. Hypocholesterolemic effect of an enteric-coated garlic supplement. J Am Coll Nutr. 2001;20:225 - 231.

  • 64

    Kannar D, Wattanapenpaiboon N, Savige GS, et al. Hypocholesterolemic effect of an enteric-coated garlic supplement. J Am Coll Nutr . 2001;20:225 - 231.

  • 65

    Silagy CA, Neil HA. A meta-analysis of the effect of garlic on blood pressure. J Hypertens . 1994;12:463 - 468.

  • 66

    Schulz V, Hansel R, Tyler VE. Rational Phytotherapy: A Physicians' Guide to Herbal Medicine . 3rd ed. Berlin Germany: Springer-Verlag; 1998:119.

  • 67

    Auer W, Eiber A, Hertkorn E, et al. Hypertension and hyperlipidaemia: garlic helps in mild cases. Br J Clin Pract Suppl . 1990;69:3 - 6.

  • 68

    Auer W, Eiber A, Hertkorn E, et al. Hypertension and hyperlipidaemia: garlic helps in mild cases. Br J Clin Pract Suppl . 1990;69:3 - 6.

  • 69

    Stjernberg L, Berglund J. Garlic as an insect repellent [letter]. JAMA . 2000;284:831.

  • 70

    Fleischauer AT, Poole C, Arab L. Garlic consumption and cancer prevention: meta-analyses of colorectal and stomach cancers. Am J Clin Nutr. 2000;72:1047 - 1052.

  • 71

    Agarwal KC. Therapeutic actions of garlic constituents. Med Res Rev. 1996;16:111 - 124.

  • 72

    Dausch JG, Nixon DW. Garlic: a review of its relationship to malignant disease. Prev Med. 1990;19:346 - 361.

  • 73

    Dorant E, van den Brandt PA, Goldbohm RA, et al. Garlic and its significance for the prevention of cancer in humans: a critical view. Br J Cancer. 1993;67:424 - 429.

  • 74

    Lau BH, Tadi PP, Tosk JM. Allium sativum (garlic) and cancer prevention. Nutr Res. 1990;10:937 - 948.

  • 75

    Steinmetz KA, Kushi LH, Bostick RM, et al. Vegetables, fruit, and colon cancer in the Iowa Women's Health Study. Am J Epidemiol. 1994;139:1 - 15.

  • 76

    You WC, Blot WJ, Chang YS, et al. Allium vegetables and reduced risk of stomach cancer. J Natl Cancer Inst. 1989;81:162 - 164.

  • 77

    Ernst E. Can Allium vegetables prevent cancer? Phytomedicine. 1997;4:79 - 83.

  • 78

    Steinmetz KA, Kushi LH, Bostick RM, et al. Vegetables, fruit, and colon cancer in the Iowa Women's Health Study. Am J Epidemiol . 1994;139:1 - 15.

  • 79

    Agarwal KC. Therapeutic actions of garlic constituents. Med Res Rev . 1996;16:111 - 124.

  • 80

    Hughes BG, Lawson LD. Antimicrobial effects of Allium sativum L. (garlic), Allium ampeloprasum L. (elephant garlic), and Allium cepa L. (onion), garlic compounds and commercial garlic supplement products. Phytother Res. 1991;5:154 - 158.

  • 81

    Ledezma E, Lopez, JC, Marin P, et al. Ajoene in the topical short-term treatment of tinea cruris and tinea corporis in humans. Randomized comparative study with terbinafine. Arzneimittelforschung. 1999;49:544 - 547.

  • 82

    Chowdhury AKA, Ahsan M, Islam SN, et al. Efficacy of aqueous extract of garlic & allicin in experimental shigellosis in rabbits. Indian J Med Res. 1991;93:33 - 36.

  • 83

    Sharma VD, Sethi MS, Kumar A, et al. Antibacterial property of Allium sativum Linn. : in vivo & in vitro studies. Indian J Exp Biol. 1977;15:466 - 468.

  • 84

    Sivam GP. Protection against Helicobacter pylori and other bacterial infections by garlic. J Nutr. 2001;131(3 suppl):1106S - 1108S.

  • 85

    Graham DY, Anderson SY, Lang T. Garlic or jalapeno peppers for treatment of Helicobacter pylori infection. Am J Gastroenterol. 1999;94:1200 - 1202.

  • 86

    Aydin A, Ersoz G, Tekesin O, et al. Garlic oil and Helicobacter pylori infection [letter]. Am J Gastroenterol. 2000;95:563 - 564.

  • 87

    Sumiyoshi H, Kanezawa A, Masamoto K, et al. Chronic toxicity test of garlic extract in rats [in Japanese; English abstract]. J Toxicol Sci . 1984;9:61 - 75.

  • 88

    Schulz V, Hansel R, Tyler VE. Rational Phytotherapy: A Physicians' Guide to Herbal Medicine . 3rd ed. Berlin, Germany: Springer-Verlag; 1998:121.

  • 89

    Schulz V, Hansel R, Tyler VE. Rational Phytotherapy: A Physicians' Guide to Herbal Medicine . 3rd ed. Berlin, Germany: Springer-Verlag; 1998:121.

  • 90

    Garty BZ. Garlic burns. Pediatrics. 1993;91:658 - 659.

  • 91

    Burnham BE. Garlic as a possible risk for postoperative bleeding. Plast Reconstr Surg. 1995;95:213.

  • 92

    German K, Kumar U, Blackford HN. Garlic and the risk of TURP bleeding. Br J Urol. 1995;76:518.

  • 93

    Piscitelli SC. Use of complementary medicines by patients with HIV: Full sail into uncharted waters. Medscape HIV/AIDS. 2000;6.

  • 94

    Piscitelli SC, Burstein AH, Welden N, et al. The effect of garlic supplements on the pharmacokinetics of saquinavir. Clin Infect Dis . 2002;34:234 - 238.

  • 95

    Josling P. Preventing the common cold with a garlic supplement: a double-blind, placebo-controlled survey. Adv Ther. 2001;18(4):189 - 193.

  • 96

    Morcos NC, Camilo K. Acute and chronic toxicity study of fish oil and garlic combination. Int J Vitam Nutr Res . 2001;71:306-312.

  • 97

    Sarrell EM, Mandelberg A, Cohen HA. Efficacy of naturopathic extracts in the management of ear pain associated with acute otitis media. Arch Pediatr Adolesc Med. 2001;155:796-799.

  • 98

    Sarrell EM, Cohen HA, Kahan E. Naturopathic treatment for ear pain in children. Pediatrics . 2003;111:E574 - E579.