HCA Gives $1 Million in Aid for Ebola Response

Cirrosis Hepática

Términos Relacionados:

  • Cirrosis Hepática Alcohólica
  • Cirrosis Biliar
  • Cirrosis del Hígado

Uses

Principales Tratamientos Naturales Propuestos

Hierbas y Complementos para Utilizar Sólo con Precaución

El hígado es un laboratorio químico maravillosamente sofisticado, capaz de realizar miles de transformaciones químicas de las cuales depende el cuerpo. El hígado produce químicos importantes desde cero, modifica otros para permitir que el cuerpo los utilice mejor y neutraliza una cantidad enorme de toxinas. Sin un hígado funcionando, usted no podrá vivir por mucho tiempo.

Desafortunadamente, numerosos factores pueden dañar gravemente el hígado. El alcoholismo es el más común. El alcohol es una poderosa toxina para el hígado que lo daña en tres etapas: Hígado graso alcohólico, hepatitis alcohólica y cirrosis alcohólica. Aunque las primeras dos etapas de lesión son por lo general reversibles, la cirrosis alcohólica no lo es. Normalmente, se requieren de más de 10 años de fuerte abuso del alcohol para provocar cirrosis hepática. Otras causas incluyen infección por hepatitis C , cirrosis biliar primaria y daño al hígado provocado por químicos ocupacionales y drogas.

Un hígado cirrótico es firme y nodular al tacto y en casos avanzados es de tamaño encogido. Estos cambios reflejan severos daños a su estructura. Un alto porcentaje de células del hígado han muerto y el tejido fibroso en forma de costra se extiende por el órgano.

Un hígado cirrótico no puede realizar sus funciones químicas, acarreando un extenso daño en las funciones corporales, como el desarrollo de ictericia (apariencia amarilla en la piel debido a las toxinas no procesadas), confusión mental, emaciación y cambios en la piel. Además, el tejido fibroso impide el paso de la sangre que se supone debe pasar a través del hígado. Esto provoca inflamación abdominal conforme el fluido se regresa (ascitis) y sangrado en el esófago conforme las venas se expanden para proporcionar una ruta alternativa para el paso de los fluidos. Por último, se desarrolla coma, con frecuencia provocado por una hemorragia interna o una infección.

Los tratamientos para la cirrosis hepática comienzan con la detención del consumo de alcohol y todas las demás sustancias tóxicas para el hígado. Varios tratamientos como los diuréticos ahorradores de potasio pueden aliviar los síntomas hasta cierto punto, pero éstos no curan la enfermedad.

El hígado es demasiado complejo como para que una máquina hecha por el hombre duplique sus funciones, así que no hay equivalente de la diálisis del riñón para la cirrosis hepática. Sólo un transplante de hígado puede ayudar. Desafortunadamente, ésta es una operación muy difícil, con un alto índice de fracaso. Además, el suministro de hígados utilizables es inadecuado para satisfacer las necesidades.

Nota: Los individuos con cirrosis no deberían tomar ningún medicamento, hierbas o complementos alimenticios sin consultar primero con un médico. El hígado está a cargo de procesar muchas sustancias que ingresan al cuerpo, y cuando éste está gravemente dañado, como ocurre en la cirrosis hepática, las sustancias comúnmente benignas podrían volverse tóxicas.

Principales Tratamientos Naturales Propuestos

Cardo Lechoso

La hierba cardo lechoso parece ofrecer numerosos beneficios protectores para el hígado. En Europa, ésta es utilizada para tratar la hepatitis viral , hígado graso alcohólico, hepatitis alcohólica así como una intoxicación hepática inducida por el uso de químicos o drogas. Una preparación intravenosa hecha a base de cardo lechoso se utiliza como un antídoto para el envenenamiento de la cicuta verde tóxica para el hígado. Amanita phalloides .

Un estudio doble ciego controlado por placebo en 170 personas con cirrosis alcohólica o no alcohólica descubrió que en el grupo tratado con cardo lechoso, la tasa de supervivencia a 4 años fue del 58% comparada con sólo 38% del grupo que utilizó el placebo. 1 Esta diferencia fue estadísticamente significativa.

Un ensayo doble ciego, controlado con placebo que involucró a 172 personas con cirrosis durante 4 años también encontró reducciones en la mortalidad, pero no tuvo la convencional importancia estadística. 2 Y un estudio de 2 años, doble ciego, controlado con placebo en 200 personas con cirrosis alcohólica descubrió reducción en la mortalidad atribuible al uso de cardo lechoso. 3

Otros estudios doble ciego en personas con cirrosis han descubierto mejorías en las pruebas de la función del hígado. 34,35 aunque uno no. 36

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo acerca de cardo lechoso .

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

SAM: Podría Aumentar la Supervivencia a la Cirrosis Hepática

Las personas con cirrosis hepática tienen dificultad para sintetizar la sustancia SAM (S-adenosilmetionina) del aminoácido metionina . 12,13 Por esta razón, el complemento SAM (mejor conocido como un tratamiento para la depresión y la osteoartritis ) ha sido probado como un tratamiento para la cirrosis. Sin embargo, hasta ahora la evidencia de que funcione no es fuerte.

Un ensayo de 2 años, doble ciego, controlado por placebo observó a 117 personas con cirrosis hepática alcohólica. 14 En general, aquellos a los que se les administró SAM no tuvieron una mejoría significativa que aquellos a los que se les administró el placebo. Sin embargo, cuando los resultados fueron reevaluados para eliminar a los individuos con cirrosis hepática grave, una reducción significativa en la mortalidad y en trasplantes de hígado se observó con el uso de SAM.

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo acerca de SAM .

BCAA: Podrían Ser de Ayuda para la Encefalopatía Hepática

En casos de cirrosis hepática avanzada, los individuos experimentan confusión mental grave y podrían quedar en coma. Esta enfermedad es llamada encefalopatía hepática. Una de las principales causas de la encefalopatía hepática son los niveles excesivos de amoniaco en el cuerpo.

Existe alguna razón para creer que los aminoácidos especiales llamados BCAA (aminoácidos de cadenas ramificadas) podrían ser de ayuda para los individuos con encefalopatía hepática, basándose en cómo son metabolizados en el cuerpo. 24 Sin embargo, la evidencia de que los BCCA en realidad ayuden aún no es definitiva. Además, las personas con cirrosis hepática no deberían incrementar su consumo de aminoácidos o de proteínas excepto bajo supervisión médica.

Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, consulte el artículo completo acerca de BCAA .

OPC: Podrían Ayudar a Prevenir las Hemorragias Internas

Las personas con cirrosis son susceptibles a las hemorragias internas. Evidencia altamente preliminar sugiere que los OPC (oligómeros procianidólicos) podrían ayudar a prevenir este problema. 25

Los OPC están mejor documentados como un tratamiento para la insuficiencia venosa (cercanamente relacionados con las venas varicosas ), donde se cree que éstos funcionan en parte estabilizando los vasos sanguíneos. Las personas con cirrosis tienen cualquier cantidad de venas varicosas, provocadas por las maniobras que hace el fluido para rodear el hígado dañado. Para mayor información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, vea el artículo completo acerca de OPC .

Otros Tratamientos Naturales Que Podrían Ayudar

El aminoácido taurina podría ayudar a reducir los calambres musculares en personas con cirrosis. 27 (Sin embargo, vea las advertencias en la sección de los BCAA.)

Un estudio sugiere que las proteínas de fuentes vegetales podrían ser preferibles a las proteínas de fuentes animales, 28 supuestamente debido a las diferencias en el contenido de los aminoácidos.

Evidencia preliminar de estudios en animales sugiere que el complemento fosfatidilcolina podría ayudar a prevenir la cirrosis hepática alcohólica. 29 El complemento ornitina alfa-ketoglutarato (OKG) ha mostrado ser prometedor en el tratamiento de la encefalopatía hepática, una complicación de la cirrosis que amenaza la vida. 40

Una combinación herbal Ayurvédica se ha estudiado para el tratamiento de la cirrosis, pero la evidencia actual que respalde su utilización permanece incompleta y contradictoria. 41,42

Los huesos de las personas con cirrosis biliar con frecuencia se adelgazan. Tomar calcio y suplementos de vitamina D podría ayudar. 30,31 Antioxidantes como la vitamina C , la vitamina E y el ácido lipoico han sido probados para el tratamiento de la cirrosis biliar, con resultados prometedores en muchos ensayos preliminares. 32

Hierbas y Complementos para Usar Sólo con Precaución

Muchos productos naturales tienen la capacidad de dañar el hígado. Además, debido a la inadecuada regulación general de los complementos alimenticios que existe en el momento en que se realiza este escrito, existen riesgos reales de que los productos herbales, al menos, podrían contener contaminantes tóxicos para el hígado incluso si las hierbas reales mencionadas en la etiqueta son seguras. Por esta razón, recomendamos que las personas con enfermedad hepática no utilicen medicamentos herbales excepto bajo la supervición de un médico. Aquí, nosotros señalamos alguna información específica para ayudarle en el proceso de su toma de decisión.

Los suplementos de vitamina A y de betacaroteno podrían provocar que la enfermedad hepática alcohólica se desarrolle de manera más rápida. 37 - 39

Todos los tipos de vitamina B 3 podrían dañar el hígado cuando se toman en dosis elevadas, incluyendo la niacina, la niacinamida (nicotinamida) y el inositol hexaniacinato. (La complementación nutricional en un nivel de requerimiento diario convencional no debería causar problemas.)

Se ha sabido o sospechado que gran cantidad de hierbas y complementos tienen propiedades tóxicas para el hígado, incluyendo pero no limitándose a el bérbero, la borraja, el chaparral, la uña de caballo, la carrasquilla, el germanio (un mineral), la celidonia, la kava , kombucha , el muérdago, el poleo americano, el endod, el sasafrás y varias hierbas y minerales utilizadas en la medicina herbal tradicional china . Además, las hierbas que en sí no son tóxicas para el hígado algunas veces son adulteradas con otras hierbas de similar apariencia que son accidentalmente cosechadas por error por su similitud (por ejemplo, la carrasquilla encontrada en los productos de la escutelaria ). Además, las especies de alga verdeazul como la espirulina , algunas veces podrían estar contaminadas con sustancias tóxicas para el hígado llamadas microcistinas, para las cuales no se conocen niveles más altos de seguridad. Algunos artículos sostienen que la hierba equinácea es potencialmente tóxica para el hígado, pero esta preocupación parece haber estado basada en un mal entendido de sus componentes. La equinácea contiene sustancias de la familia del alcaloide pirrolizidina. Sin embargo, aunque muchos alcaloides de pirrolizidina son tóxicos para el hígado, aquellos encontrados en la equinácea no se considera que tengan esa propiedad.

Toda la valeriana contiene sustancias tóxicas para el hígado llamadas valepotriatos; sin embargo, se piensa que los valepotriatos están ausentes de la mayoría de los productos comerciales de valeriana, 43 además casos reportados sugieren que incluso muy altas dosis de valeriana no causan daño al hígado. 44,45

Revision Information

  • 1

    Ferenci P, Dragosics B, Dittrich H, et al. Randomized controlled trial of silymarin treatment in patients with cirrhosis of the liver. J Hepatol. 1989;9:105 - 113.

  • 2

    Benda L, Dittrich H, Ferenzi P, et al. The effectiveness of silymarin therapy on the survival rate of patients with liver cirrhosis [translated from German]. Wien Klin Wochenschr. 1980;92:678 - 683.

  • 3

    Pares A, Planas R, Torres M, et al. Effects of silymarin in alcoholic patients with cirrhosis of the liver: results of a controlled, double-blind, randomized and multicenter trial. J Hepatol. 1998;28:615 - 621.

  • 12

    Horowitz JH, Rypins EB, Henderson JM, et al. Evidence for impairment of transsulfuration pathway in cirrhosis. Gatroenterology. 1981;81:668 - 675.

  • 13

    Duce AM, Ortiz P, Cabrero C, et al. S-adenosyl-L-methionine synthetase and phospholipid methyltransferase are inhibited in human cirrhosis. Hepatology. 1988;8:65 - 68.

  • 14

    Mato JM, Camara J, Fernandez de Paz J, et al. S-adenosylmethionine in alcoholic liver cirrhosis: a randomized, placebo-controlled, double-blind, multicenter clinical trial. J Hepatol. 1999;30:1081 - 1089.

  • 24

    Marchesini G, Bianchi G, Rossi B, et al. Nutritional treatment with branched-chain amino acids in advanced liver cirrhosis. J Gastroenterol. 2000;35(suppl):7 - 12.

  • 25

    Lesbere FX. Effect of endotelon on the capillary fragility index in a specific group: cirrhotic subjects [in French; English abstract]. Gaz Med Fr. 1983;90:332 - 337.

  • 26

    Liu G-T. Pharmacological actions and clinical use of Fructus schizandrae . Chin Med J. 1989;102:740 - 749.

  • 27

    Matsuzaki Y, Tanaka N, Osuga T. Is taurine effective for treatment of painful muscle cramps in liver cirrhosis? [letter]. Am J Gastroenterol. 1993;88:1466 - 1467.

  • 28

    Okita M, Watanabe A, Nagashima H. A vegetable protein-rich diet for the treatment of liver cirrhosis. Acta Med Okayama. 1985;39:59 - 65.

  • 29

    Lieber CS, Robins SJ, Li J, et al. Phosphatidylcholine protects against fibrosis and cirrhosis in the baboon. Gastroenterology . 1994;106:152 - 159.

  • 30

    Epstein O, Kato Y, Dick R, et al. Vitamin D, hydroxyapatite, and calcium gluconate in treatment of cortical bone thinning in postmenopausal women with primary biliary cirrhosis. Am J Clin Nutr. 1982;36:426 - 430.

  • 31

    Compston JE, Horton LW, Thompson RP. Treatment of osteomalacia associated with primary biliary cirrhosis with parenteral vitamin D2 or oral 25-hydroxyvitamin D3. Gut. 1979;20:133 - 136.

  • 32

    Watson JP, Jones DE, James OF, et al. Case report: oral antioxidant therapy for the treatment of primary biliary cirrhosis: a pilot study. J Gastroenterol Hepatol. 1999;14:1034 - 1040.

  • 33

    Lucena MI, Andrade RJ, de la Cruz JP, et al. Effects of silymarin MZ-80 on oxidative stress in patients with alcoholic cirrhosis. Results of a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical study. Int J Clin Pharmacol Ther. 2002;40:2 - 8.

  • 34

    Lang I, et al. Hepatoprotective and immunological effects of antioxidant drugs. Tokai J Exp Clin Med. 1990;15:123 - 127.

  • 35

    Lang I, et al. Immunomodulatory and hepatoprotective effects of in vivo treatment with free radical scavengers. Ital J Gastroenterol. 1990;22:283 - 287.

  • 36

    Lucena MI, Andrade RJ, de la Cruz JP, et al. Effects of silymarin MZ-80 on oxidative stress in patients with alcoholic cirrhosis. Results of a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical study. Int J Clin Pharmacol Ther. 2002;40:2 - 8.

  • 37

    Leo MA, Aleynik SI, Aleynik MK, et al. Beta-carotene beadlets potentiate hepatotoxicity of alcohol. Am J Clin Nutr. 1997;66:1461-1469.

  • 38

    Ni R, Leo MA, Zhao J, Lieber CS. Toxicity of beta-carotene and its exacerbation by acetaldehyde in HepG2 cells. A Alcohol. 2001;36:281-285.

  • 39

    Leo MA, Lieber CS. Alcohol, vitamin A, and beta-carotene: adverse interactions, including hepatotoxicity and carcinogenicity. Am J Clin Nutr. 1999;69:1071 - 1085.

  • 40

    Kircheis G, Wettstein M, Dahl S, et al. Clinical efficacy of L-ornithine-L-aspartate in the management of hepatic encephalopathy. Metab Brain Dis . 2002;17:453 - 462.

  • 41

    Mendal JN, Roy BK. Studies with Liv.52 in the treatment of infective hepatitis, chronic active hepatitis and cirrhosis of the liver. Probe . 1983;22:217.

  • 42

    de Silva HA, Saparamadu PA, Thabrew MI, et al. Liv.52 in alcoholic liver disease: a prospective, controlled trial. J Ethnopharmacol . 2003;84:47 - 50.

  • 43

    European Scientific Cooperative on Phytotherapy. Valerianae radix. Exeter, UK: ESCOP; 1996 - 1997:2. Monographs on the Medicinal Uses of Plant Drugs, Fascicule 4.

  • 44

    Chan TY, Tang CH, Critchley JA. Poisoning due to an over-the-counter hypnotic, Sleep-Qik (hyoscine, cyproheptadine, valerian). Postgrad Med J . 1995;71:227 - 228.

  • 45

    Chan TY. An assessment of the delayed effects associated with valerian overdose [letter]. Int J Clin Pharmacol Ther . 1998;36:569.